Teatro amador: una apuesta por la cultura

Article about an up-and-coming cultural space in Panama city.

Teatro Amador abre sus puertas en 1912 como un cine de tiempos pasados. Ubicado en el Casco Antiguo, el mismo pasa por diferentes etapas. Comienza como cine mudo, violinistas y demás músicos aportando al flujo de las imágenes en pantalla. Después, aparecen las películas con sonido; los músicos de teatro amador pierden su trabajo. Más adelante, termina siendo un cine porno.

En sus momentos de cine común, teatro es principalmente frecuentado por personas de edad interesadas en las películas presentadas. Es frecuente comprar un raspado fresco o una empanada de carne en la entrada del lugar.

En esa época, el jueves es el día pique de teatro por el banco noche. Banco noche son aquellas noches cuando, al finalizar la película, se lleva a cabo una lotería en donde se premia a tres ganadores.

La fachada de Teatro Amador, en ese entonces, es una que carga un semblante y ambiente de los teatros de los años 40 y 50 de Nueva York. Uno de los principales rasgos de la fachada es la taquilla de madera con una cúpula de cobre. En los pisos superiores del teatro, vive nuestro ex presidente Arnulfo Arias Madrid por un tiempo dado. Sin embargo, después de varios años de uso, teatro amador es abandonado en el olvido de la calle.

No es hasta el 2012 que los inquilinos del área comienzan a ver movimientos alrededor de teatro: parkings siempre tomados por grandes camiones, construcciones andando. Se riega el chisme de que teatro reabre, esta vez con un propósito diferente. La compañía de bienes raíces, Conservatorio SA, le vende el edificio abandonado a la familia de uno de los fundadores y actual Director General de lo que hoy es teatro amador, Omar Ynzenga. Dato interesante es que Conservatorio vende el inmueble a precio razonable, con la condición de convertir lo que queda de teatro amador en un espacio cultural y dedicado a las artes. KC Harding, co-fundador y presidente de Conservatorio, está consciente de que convirtiendo teatro en apartamentos o un hotel le hubiese sido más provechoso económicamente. De todos modos, él piensa que un punto de cultura como un museo o algo del estilo siempre agrega valor a todo lo que lo rodea, así asegurando un mejor futuro para el Casco Antiguo en general.

Omar Ynzenga, quien también es un DJ innovador, se asocia con otros dos determinados DJ’s: los hermanos Lloyd y Kevin Keene. En conjunto deciden tomar la propuesta de Conservatorio y aventurarse en convertir teatro en lo que es hoy día. En mayo del 2013 abre como un espacio para todo tipo de arte: danza, cine, jazz, salsa, electrónica. Inclusive se usa para varios eventos culturales o informativos como TedX. Los últimos sábados de mes tienen el cine barrio en donde invitan a quien quiera llegar a disfrutar de una película, totalmente gratis.

Lo que sobresale de teatro amador es que tiene un aura de lo nuevo, de lo diferente, y eso es lo que se transmite en la escogencia de sus eventos. Artistas tanto nacionales como internacionales se aventuran en presentar arte con una proyección arriesgada en lo creativo y alternativo. Entre algunos nacionales que han presentado están Jazahiel Arrocha, Rodrigo Denis, Carlos Ubarte, Carlos Quiros, Aquiles Navarro y Cutito Larrinaga.

Por ley, todos los viernes pasadas las 12p.m, encontrarás que teatro está hasta el tope con jóvenes que quieren pasar una de muchas buenas noches con música electrónica. Sábados entonces es salsa. Tanto a panameños como a extranjeros les llama mucho la atención venir a teatro. Más que un espacio para eventos diferentes, el mismo lugar es especial: el proceso de renovación es uno que mantiene rasgos históricos del edificio que se construye en el 1912. De estos rasgos restaurados sobresalen las paredes de calicanto del perímetro del edifico, el acero visto, la fachada…

Al momento de reconstrucción, las oficinas de casco histórico imponen un mandato de que se conserve la taquilla tan elaborada del antiguo teatro. Como me cuenta Octavio Cuellar, el arquitecto del proyecto, “no se podía prescindir de eso porque se estaría destruyendo todo lo que era el vestíbulo original que tenía esa taquilla.” Ya cumplió un año de haber abierto y teatro sigue creciendo en popularidad.

Se podría decir que Teatro Amador es la expresión viva de lo que ha estado ocurriendo en la consciencia panameña, especialmente alrededor del Casco Antiguo. Nuevas generaciones, principalmente, han estado acogiendo todo lo que significa ser panameño. Se escucha artistas nacionales, se toma cervezas artesanales hechas en nuestro país, se cocina con productos puramente panameños. Igual como la arquitectura de teatro funde lo antiguo e histórico con lo moderno, los eventos artísticos que se llevan a cabo son una invitación a presenciar una unión de nuestras raíces con lo moderno que se ha ido desarrollando en nuestro Panamá.

Advertisements